Reconstrucción ligamento cruzado anterior (LCA) de la rodilla: indicación, operación y expectativas.

Reconstrucción ligamento cruzado anterior (LCA) de la rodilla: indicación, operación y expectativas.

En este video hablamos sobre la cirugía de reconstrucción de ligamento cruzado anterior de la rodilla: su indicación, procedimiento, opciones de injerto y expectativas de recuperación tras la intervención.

Hola, soy Joaquin Moya Angeler.

Especialista en traumatología deportiva y cirugía ortopédica y hoy vamos a hablar sobre la cirugía de reconstrucción del ligamento cruzado anterior de la rodilla.

En ediciones anteriores hablamos sobre la función, lesión y diagnóstico de la lesión del LCA de la rodilla. En esta ocasión hablaremos sobre la cirugía de reconstrucción, así como las expectativas de recuperación tras la intervención.

Para ello, en primer lugar, es importante entender que la indicación de reconstruir el ligamento es sobretodo en aquellos pacientes activos y deportistas que presentan inestabilidad de rodilla y desean volver al nivel de actividad físico previo a la lesión del ligamento.

El riesgo de no intervenir es tener una rodilla inestable susceptible de causar síntomas de fallo recurrente, inflamaciones de repetición y la posibilidad de causar lesiones secundarias en otras estructuras de la rodilla tales como el cartílago articular o los meniscos.

Recordemos que la intervención se realiza de forma ambulatoria, generalmente con anestesia raquídea, es decir, de cintura para abajo y suele durar entre 60 y 90 minutos. Cuando hacemos la operación lo hacemos asistido por artroscopia. La artroscopia es una técnica que nos permite reconstruir el ligamento a través de pequeñas incisiones con la ayuda de un sistema de visión u óptica y otros instrumentos. Para ello básicamente lo que hacemos son unas perforaciones o túneles en el hueso de la tibia y del fémur por donde pasamos el nuevo ligamento para que se quede en la misma posición que el ligamento normal y lo fijamos con unos sistemas para que se quede bien tenso.

Y ¿de donde sacamos ese ligamento nuevo?.

Pues lo ideal es obtenerlo de la misma rodilla del paciente, bien del tendón rotuliano o de los tendones de la pata de ganso.

Tras la operación, el paciente generalmente puede apoyar la pierna en el suelo con ayuda de muletas e ir progresando según tolerancia.
Aunque los primeros días es recomendable estar en reposo y aplicar frío local.

Es importante entender que el periodo de rehabilitación tras la cirugía de reconstrucción del ligamento cruzado anterior es largo, dado que hay que darle tiempo al ligamento a que se integre y se aloje bien en los nuevos túneles.

En próximas ediciones hablaremos sobre las fases de rehabilitación tras la cirugía del LCA, pero es importante remarcar que la mayoría de la guías clínicas, tanto europeas como americanas, no recomiendan el retorno al deporte de alto nivel antes de los 6 meses tras la operación.



Abrir chat