Aplicaciones y ventajas de la técnica artroscópica

Aplicaciones y ventajas de la técnica artroscópica

Fuente: Diario ABC monográfico salud 18 de Mayo 2019

La artroscopia es un procedimiento mínimamente invasivo mediante el cual conseguimos visualizar en una pantalla el interior de una articulación; se realiza con una pequeña cámara u óptica (artroscopio) que se introduce a través de una mini-incisión (menor de un centímetro) llamada portal. Se trata de una técnica aplicable a múltiples articulaciones (que diferenciamos pequeñas y grandes): la muñeca, el codo, el hombro, la cadera, la rodilla y el tobillo, entre otras.

El Dr. Moya-Angeler cuenta con una excelente trayectoria como cirujano a nivel internacional, con su especialidad acreditada por la ACGME en EE.UU. y por la EBOT Europea

Dependiendo de la articulación y de la patología a tratar, puede ser necesario realizar alguna mini-incisión o portal de entrada adicional para introducir un instrumental especifico que nos permita palpar y/o reparar las diferentes estructuras lesionadas.

Aplicaciones de la artroscopia

Gracias a este procedimiento podemos visualizar las estructuras del interior de la articulación para evaluar y realizar procedimientos sobre el cartílago articular, los meniscos, el ligamento cruzado anterior de la rodilla y los tendones del manguito rotador en el hombro, entre otras.

Algunos de los procedimientos más frecuentemente realizados por vía artroscópica incluyen la extracción de cuerpos libres, la reparación del labrum glenoideo en casos de luxaciones recidivantes de hombro, la reparación de roturas del tendón supraespinoso, infraespinoso y subescapular en el hombro; el tratamiento del pinzamiento femoro-acetabular en la cadera (tipos CAM y Pincer), la reconstrucción del ligamento cruzado anterior y posterior de la rodilla, la reparación o resección del menisco de la rodilla, el tratamiento de lesiones del cartílago articular mediante diferentes técnicas y el tratamiento del pinzamiento anterior y posterior del tobillo, entre otras.

En ocasiones también se utiliza la artroscopia para valorar la superficie articular en el tratamiento de fracturas de muñeca y rodilla, y poder garantizar así una correcta reducción de la superficie articular.

Ventajas principales

El hecho de realizar el procedimiento a través de pequeñas incisiones hace que las tasas de infección sean muy bajas, el tiempo de recuperación e ingreso corto, y se consiga un mejor resultado estético en comparación con la cirugía abierta.

La artroscopia es un procedimiento no doloroso que se lleva a cabo en quirófano y en la mayoría de los casos se realiza con anestesia regional y sedación, evitando la anestesia general. Casi todos los procedimientos realizados por artroscopia no requieren ingreso hospitalario y se pueden realizar de forma ambulatoria, es decir, el paciente se va a casa el mismo día de la intervención



Abrir chat